share on:

El presidente Donald Trump prevé sacar a su país del Acuerdo de París sobre cambio climático, informaron hoy los principales diarios estadounidenses, que indicaron que el mandatario y sus consejeros aún analizaban el mecanismo concreto de salida.

Con la salida del pacto, Trump cumpliría una de sus principales promesas de campaña, aunque también indignaría a aliados internacionales de Estados Unidos, quienes mantuvieron tortuosas negociaciones durante años antes de alcanzar el histórico acuerdo de 2015 para combatir el calentamiento global.

Además de poner a Estados Unidos en desacuerdo con casi todas las naciones del planeta, la decisión, que se anunciaría esta semana, constituiría un dramático giro respecto de la política ambiental del ex presidente Barack Obama y podría dar impulso a otros esfuerzos por socavar el acuerdo.

Funcionarios de la Casa Blanca citados por las cadenas CNN, Fox y los diarios The Washington Post y The New York Times dijeron que el mecanismo de retirada del pacto aún no se había definido, y advirtieron que los planes podrían cambiar de aquí a que el republicano Trump haga pública su decisión.

Del mismo modo, todavía estaba en discusión el contenido del texto o anuncio sobre el retiro del acuerdo, y probablemente éste incluirá excepciones o condiciones legales con los alcances de la decisión de Trump, agregaron los medios, siempre según fuentes oficiales anónimas.

El propio presidente dijo hoy en Twitter: “Anunciaré mi decisión sobre el Acuerdo de París en los próximos días”.
Posteriormente, al recibir en la Casa Blanca al primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, el mandatario dijo a periodistas que “muy pronto” averiguarán cuáles son sus planes y anotó que está escuchando “a muchas personas” que opinan “en ambos sentidos”, a favor y en contra de dejar el acuerdo.

En declaraciones formuladas en la última quincena, Trump ha dejado en claro que planeaba cumplir con su promesa de campaña y retirarse del acuerdo de reducción de las emisiones de dióxido de carbono, citando los efectos negativos del pacto en regiones industriales donde obtuvo una gran cantidad de votos.

Pero el presidente es conocido por sus cambios de opinión, a veces a último momento.

El mes pasado, Trump dijo que estaba decidido a retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta o Tlcan), hasta que habló con los gobernantes de Canadá, Justin Trudeau, y México, Enrique Peña Nieto, y optó por iniciar una renegociación de ese acuerdo.

Trump se reunió ayer con Scott Pruitt, director de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés) y escéptico del cambio climático, y hoy mantuvo un encuentro en la Casa Blanca con su secretario de Estado, Rex Tillerson, quien está a favor de que Estados Unidos siga formando parte del Acuerdo de París.

El pacto fue alcanzado durante una conferencia en la capital francesa el 12 de diciembre de 2015 y sus firmantes se comprometieron a reducir de manera voluntaria sus emisiones de dióxido de carbono, consideradas responsables del efecto invernadero que explica el calentamiento global.

Todos los países suscribieron el acuerdo menos dos: Siria, escenario de una guerra devastadora, y Nicaragua, que consideró que los compromisos asumidos eran insuficientes.

El acuerdo se firmó durante el mandato del demócrata Obama, quien propuso como meta que Estados Unidos reduzca para 2025 las emisiones de gases entre un 26 y un 28% respecto a los niveles de 2005.

Trump puede optar por abandonar de manera total el acuerdo, algo que tomaría años, o rebajar esos compromisos de reducción de emisiones sin sacar completamente a Estados Unidos del pacto.

La Casa Blanca dijo inicialmente que Trump tomaría su decisión sobre el acuerdo este mes, pero luego la difirió hasta su retorno de su primera gira por el exterior, en la que enfrentó presiones del papa Francisco y de líderes europeos y mundiales para no abandonar el pacto.

Trump cerró su gira asistiendo a la cumbre del G7 en Italia del fin de semana pasado, donde los líderes de los países ricos expresaron su desazón ante las posturas del presidente estadounidense en este tema.

Al concluir la cumbre, Estados Unidos rechazó firmar un comunicado de apoyo al acuerdo que sí suscribieron los demás jefes de Estado y de Gobierno del grupo.

La noticia de la esperada decisión de Trump provocó reacciones inmediatas en el mundo.

En Bruselas, funcionarios de la Unión Europea (UE) dijeron que la UE y China reafirmarán su compromiso con el acuerdo a pesar de lo que decida Trump, y que detallarán de qué manera cumplirán con sus obligaciones durante una cumbre UE-China que se celebrará mañana y el viernes, informó la agencia de noticias EFE.

La ONU, por su parte, publicó hoy en su principal cuenta de Twitter una declaración de su secretario general, António Guterres, quien dijo que “el cambio climático es innegable. El cambio climático es imparable”.

Michael Brune, director ejecutivo de Sierra Club, una de las organizaciones ambientales más antiguas y de mayor influencia en los Estados Unidos, dijo que retirarse del Acuerdo de París sería “un error histórico”.

“Nuestros nietos mirarán atrás estupefactos y consternados ante un líder mundial tan divorciado de la realidad y la moral”, agregó.

La líder de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, habló de una “pasmosa abdicación del liderazgo estadounidense y una grave amenaza al futuro de nuestro planeta”.

Cientos de compañías de gran importancia han hablado a favor del acuerdo, incluyendo a Apple, Google y Walmart. Incluso compañías energéticas que trabajan con combustibles fósiles, como Exxon Mobil, BP y Shell, han dicho que Estados Unidos debería cumplir con el acuerdo.

En el Congreso, 40 senadores demócratas enviaron una carta a Trump diciendo que retirarse del pacto dañará la credibilidad y la influencia mundial del país, el segundo mayor emisor de dióxido de carbono del planeta, detrás de China.

share on:

Leave a Response

share on: