share on:

El movimiento Barrios de Pie realizó ayer una jornada de ollas populares con cortes parciales en distintos puntos del País y presentó un proyecto de ley en el Congreso para que se declare la emergencia alimentaria nacional, tras denunciar la situación de malnutrición de los niños que asisten a sus comedores.

Con la instalación de una olla popular frente al Congreso de la Nación, los manifestantes culminaron una jornada de protesta que se inició temprano en el Obelisco y se extendió al mediodía con cortes parciales en el Puente Pueyrredón, Puente La Noria, Panamericana y 197, Acceso Oeste, Autopista Buenos Aires-La Plata, y otros puntos del país.

Con la consigna “Un alimento por una sonrisa”, en cada punto donde se instaló una olla popular se recibieron donaciones de leche en polvo que se destinarán a los comedores de la organización social.

En tanto, a través del diputado Federico Masso (Libres del Sur), se presentó en la Cámara de Diputados una iniciativa para que se declare la emergencia alimentaria en todo el país durante dos años, y que se destine para ello un monto de 10 mil millones de pesos, debido al “alto riesgo de malnutrición que se detecta en gran parte de los niños y adolescentes que concurren a comedores comunitarios infantiles”.

El proyecto contempla la creación de un Consejo Nacional de la Emergencia Alimentaria, integrado por tres representantes del gobierno nacional y tres de los movimientos sociales, que busque “garantizar los requisitos nutricionales de niños, niñas y jóvenes de 0 a 14 años de edad en situación de vulnerabilidad que padezcan de desnutrición o malnutrición”.

Según establece la iniciativa, el consejo deberá elaborar un mapa territorial que “identifique precozmente las situaciones vulnerables” y ofrecer “estrategias alternativas nutricionales que aporten a revertir la situación” así como “fortalecer los programas alimentarios, suministrando de manera directa y sistemática los alimentos”.

También propone establecer un sistema permanente para la evaluación del estado nutricional de los niños en barrios vulnerables, mediante un relevamiento de indicadores antropométrico; desarrollar espacios de formación y capacitación en cada barrio para conformar equipos de intervención territorial y además contempla la creación de nuevos comedores comunitarios.

Según Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie, el gobierno debe “rever con urgencia su política económica” que genera que “el consumo de leche esté en los niveles más bajos desde la crisis del 2001” lo que perjudica “especialmente a los sectores más humildes”.

El dirigente precisó que, según datos oficiales de la Subsecretaría de Lechería del Ministerio de Agroindustria de la Nación, “la caída en el consumo de leche en 2016 fue del 9 por ciento respecto de 2015, y es la más fuerte desde 2002, cuando cayó un 14 por ciento frente a 2001”.

Un relevamiento realizado por Barrios de Pie sobre la situación nutricional en sus más de 2.000 comedores, muestra que de los 50.000 niños que asisten diariamente, el 40% “tiene bajo peso con riesgo de malnutrición”, según señaló el dirigente.

share on:

Leave a Response

share on: