share on:

Se puso en marcha, en el penal de Villa Urquiza, la capacitación para personas en situación de encierro sobre buenas prácticas y puesta en marcha de todas las normas de calidad en la cocina de la penitenciaria.

La responsable del curso, Lucia Moyano Paz, comentó las etapas que debe cumplirse para llegar a las buenas prácticas de manufacturas (BPM) “la primera etapa fue capacitar al personal las buenas prácticas, cómo se debe manipular todo en la cocina, cómo debe ser el edificio, en fin, todas las normas bromatológicas que se deben tener en cuenta en cualquier fábrica de producción de alimentos”. Además agregó que se trabajan con doce penitenciarios en la parte de cocina, cinco personas en economato y estamos tratando “de poner en marcha la parte de panadería porque aún faltan terminar algunos trabajos de acondicionamiento en dicha fábrica”.

Moyano Paz destacó, además, que en la cocina “se pusieron pisos nuevos, paredes que sean las adecuadas para este trabajo y herramientas como corresponden. En la parte del economato se armaron tres cámaras frigoríficas para carnes, lácteos y verduras y se consiguió un camión con cámara refrigerante para distribuir la comida que sale de la penitenciaria hacia las comisarias”. La profesional también resaltó que cada procedimiento lleva su correspondiente instructivo.

En cuanto a la higiene que se realiza, “se efectúan controles de plaga que también está dentro de las normas y se realiza de forma permanente, todas las semanas”.

Finalmente detalló que los alimentos que son trasladados hacia las comisarias siguen una dieta diferente a la brindada a los internos del penal ya que deben “ser dietas secas, considerando, que no deben cortarse la cadena de frio, ellos se encargan de controlar la salida de dichos alimentos y una vez en la comisaria ya será personal de esa dependencia quienes se encarguen de la distribución”, cerró.

share on:
share on: