share on:

Con el fin de asegurar la transitabilidad de los túneles de calle Córdoba y Mendoza, la Secretaría de Obras Públicas trabaja en la recuperación del sistema de bombeo que comenzará a funcionar automáticamente en los próximos 10 días, una vez sea instalado un dispositivo que se encontraba dañado.

Hasta tanto se concrete la reparación, se dispondrá guardias rotativas de agentes del 911 y Sepapys (Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento) que accionarán la bomba en caso de que los niveles del líquido puede afectar la calzada de los pasos vehiculares. El personal policial resguardará la seguridad de los túneles en el horario nocturno. Además, se informó que el Tribunal de Cuentas aprobó la compra de cámaras de seguridad y monitoreo que serán instaladas en los túneles en sus extremos y en el centro de sus recorridos.

Así lo aseguró el subsecretario de Obras Públicas, Daniel Rivero, quien explicó que “cuando hay baja de tensión entra en falla el sistema de bombeo que pasa a funcionar en forma manual. Esta baja de tensión se debe a la quema de caña que afecta el abastecimiento eléctrico”.

Dijo que las guardias se realizarán con personal del Sepapys de 8 a 20 horas y que de 20 a 8 horas lo harán policías del 911 que recorrerán los túneles.

Ribero dijo que “el agua primero aflora por la Córdoba y después se llena el tunal de calle Mendoza porque hay un rio subterráneo que pasa por ahí y por una cuestión de gravedad el líquido llega al paso ubicado hacia sur”.

Dijo que las dos bombas del sistema tienen que funcionar las 24 horas. El sistema incluye unos pozos que se llenan de agua. El dispositivo funciona con un alternador y una batería. “Se necesita instalar un componente electrónico que tiene que ser compatible con el sistema automático. Es una memoria inteligente. Las bombas funcionan en forma alternada. Coordinamos con Edet para lograr estabilizar las bajas de tensión”.

share on:
share on: