share on:

En junio, el Gobierno nacional lanzó la plataforma interminesterial ForestAr 2030, una iniciativa que busca generar una economía forestal sostenible en Argentina. En el marco de este proyecto, la propuesta del INTA Famaillá fue elegida.

Desde El Diario de Madryn indicaron que en el marco de ForestAr, el INTA Famaillá se ocupará de generar, propagar y proveer de material genético apropiado para la restauración y recuperación de las “funciones exosistémicas del bosque en diferentes situaciones de disturbio en la Cuenta Salí-Dulce”.

A través de la iniciativa se busca restaurar diversos bosques degradados en esa cuenca fluvial a través de la provición y propagación de las principales especies arbóreas autóctonas. En esta empresa están involucrados otros actores, como la Fundación ArgenINTA (INTA- Centro Regional Tucumán-Santiago del Estero- EEA Famaillá, Tucumán); la Escuela Agrotécnica Alberdi y las ONG ProYungas, Fundefma y Sustentarnos.

Fue en el marco de ForestAr 2030 que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación que, con el objetivo de consolidar al país como gran potencia forestal sostenible para el 2030, seleccionó cinco iniciativas que proponen restaurar bosques nativos dañados, según indicó la agencia NA.

En el lanzamiento de ForestAr 2030 realizado en junio de este año, Luis Miguel Etchevehere, ministro de Agroindustria, explicó que: “Celebro la iniciativa de Forestar 2030, esta plataforma interministerial que nos permitirá trabajar de forma mancomunada hacia el objetivo de ser un país con mejor ambiente, con más inversión y mejora del empleo. La Foresto industria argentina involucra más de 100 mil empleos directos e intervienen unas 7000 Pymes de distinto nivel de transformación de la madera. Si el sector crece esto se puede multiplicar, generando mayor trabajo para todos los argentinos”.

“Es un proyecto de todos los argentinos, una plataforma nacional y federal, coordinada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, e implica ya un logro de trabajo articulado y compromiso global”, aseguró en esa oportunidad Sergio Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable. “Tenemos que traducir el problema del cambio climático en una oportunidad; el impulso a una economía de múltiple efecto, a partir de la comunicación y educación respecto a los beneficios ecosistémicos del bosque y de la cadena de valor de la madera, de planes de inversión, de la generación de nuevos negocios y de la creación de puestos de trabajo”, destacó.

share on:
share on: