share on:

La Justicia alemana ordenó este jueves la libertad bajo fianza de 75.000 euros del ex presidente catalán Carles Puigdemont, tras descartar tramitar su extradición por un delito de rebelión, con lo que en caso de ser entregado a España, el líder secesionista sólo podría ser juzgado en su país por malversación de fondos públicos.

“Nos vemos mañana. Muchas gracias a todos”, fue el mensaje que tras la decisión judicial publicó el equipo de Puigdemont en su cuenta oficial de Twitter, junto con una foto del ex presidente con el dedo pulgar hacia arriba en señal de victoria.

No está previsto que el político catalán abandone la prisión de Neumunster hasta mañana, puesto que antes debe consignar la fianza.

La decisión de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, norte de Alemania, fue recibida como un importante triunfo por parte de los independentistas, ya que confirmaría que el delito de rebelión imputado por la Justicia española a la cúpula del proceso secesionista es desmesurado y, lo más importante, que no hubo violencia.

El ministro de Justicia español, Rafael Catalá, por su parte, negó que la resolución de la justicia alemana suponga un varapalo (golpe) para el Ejecutivo central de Mariano Rajoy, quien dejó en manos de los tribunales la repuesta al desafió secesionista.

“No es un revés, es la manifestación del funcionamiento con absoluta independencia (de la justicia) en todos los Estados de derecho”, sostuvo Catalá, para luego advertir que era solo una “primera decisión”, aunque la Fiscalía alemana no podría revertir la posición del tribunal.

La Sala Primera de lo Penal del tribunal aseguró que la extradición es “inadmisible” respecto a la acusación de “rebelión”, mientras sí podría aceptarse la acusación de “corrupción”, como malversación de fondos públicos, según un comunicado difundido por el tribunal al que tuvo acceso Télam.

share on:
share on: