share on:

La recesión en el consumo de las familias volvió a golpear fuerte las previsiones de las grandes cadenas comerciales, al menos hasta el cierre del primer trimestre cuando todavía los ingresos de la mayor parte de los trabajadores, y también de jubilados y perceptores de subsidios, no habían sido aumentados, en el primer caso por el efecto directo e indirecto de las negociaciones en paritarias, y en el segundo, por la aplicación de la Ley de Movilidad Jubilatoria que se aplica todos los septiembres y marzos y que, en general, se manifiestan el mes siguiente.

Así se desprende del relevamiento de los ingresos por ventas en el conjunto de supermercados y shoppings que el Indec hizo en marzo.

En el caso particular de la Encuesta a Supermercados, para un panel de 61 empresas distribuidas en todo el territorio nacional, con una apertura de 11 grupos y subgrupos de artículos, el organismo oficial de estadística sumó operaciones por un total de $26.318,2 millones, representó un aumento de 18,2% respecto a igual período del año anterior. Mientras que en el de los centros de compras el monto de la facturación agregado ascendió a $4.189,1 millones, subió apenas 10,6% interanual.

share on:

Leave a Response

share on: