share on:

Cerca de 36.000 educadores provinciales cubrirán más de 3.500 mesas de votación. A partir de la aprobación del proyecto de ley, podrán inscribirse en un registro del Ministerio de Educación para ser autoridades.

En las elecciones provinciales del año próximo, quienes sean docentes estatales deberán cumplir la función de autoridades de mesa.

El oficialismo presentará el proyecto que incluye esa reforma al sistema electoral en la sesión acordada en Labor Parlamentaria para el jueves de la semana próxima.

“Una de las modificaciones (al régimen de votaciones) es la ley que prevé que los docentes presidan las mesas en la elecciones provinciales. Se pone a personas capacitadas, idóneas. Vamos a jerarquizar el proceso electoral desde el primer minuto que arranca”, afirmó el vicegobernador Ovaldo Jaldo.

Adelantó que la medida incluirá a “docentes y maestros tucumanos de nivel primario y secundario”. Y agregó: “si así lo deciden los legisladores en la sesión del jueves próximo, vamos a (sancionar) esta ley en el recinto”.

La propuesta lleva las firmas del presidente subrogante de la Cámara, Fernando Arturo Juri, del jefe del bloque oficialista, Ramón Santiago Cano, y de las peronistas Nancy Bulacio y Graciela del Valle Gutiérrez. El texto original establecía una alteración al Régimen Electoral Provincial (ley 7.876) para que la designación de las autoridades de mesa, titulares y suplentes, surgiera de la planta de docentes estatales de la Provincia.

Por tal motivo, se llevaron a cabo rondas de diálogo con los gremios de ATEP, APEM y AMET, que nuclean a buena parte de los 36.000 educadores estatales. Los representantes de los trabajadores aceptaron que el sector asuma esa carga pública, pero con la condición de que, en principio, no sea obligatoria. Por ello, se acordó que los docentes interesados se inscriban en un registro que llevará a cabo el Ministerio de Educación, y que luego girará a la Junta Electoral Provincial (JEP). Este órgano deberá cotejar los datos para constatar que los “voluntarios” no estén afiliados a un partido y que no sean candidatos a un cargo electivo, entre otras condiciones para ejercer como presidente o suplente de mesa. Los que superen el “filtro” pasarán luego a la etapa de capacitación. Si bien no está oficializado, se habla de un taller que rondaría las 40 horas de clases, y que abordará todo el proceso de votación: desde el armado de la urna hasta la confección del escrutinio provisorio. La intención es que los docentes reciban puntaje docente (serían dos o tres) por participar de los talleres y finalizarlos.

Además, las normas contemplan el pago de viáticos, que deben ser fijados por la JEP. En el órgano electoral están a la espera de lo que haga la Legislatura, ya que si se sanciona esta iniciativa, también se deberá coordinar con el Ministerio de Educación la logística de la jornada de votación, que incluye aspectos como el traslado de los docentes y el reparto de viandas para afrontar el arduo trabajo. En 2015 fueron casi 3.500 las mesas, por lo que se requeriría al menos 7.000 encargados titulares y suplentes en 2019.

A pedido de los gremios, el sistema no será obligatorio para los educadores. En caso de que la Junta no alcance a completar las autoridades requeridas, se aplicará la vía tradicional, siguiendo los datos del padrón y escogiendo a un ciudadano habilitado para votar. Entonces, si resulta designado un docente estatal, deberá desempeñar esa tarea -salvo excusación válida-, ya que se trata de una carga pública.

share on:
share on: