Massa con la UIA: dólar “Qatar” en análisis y nuevas medidas para importaciones y tasas

0
31

El ministro de Economía anticipó que está en análisis un “dólar Qatar”, ante el pedido de diferentes cámaras industriales. En cuanto a importaciones, el viernes que viene saldrá una nueva resolución para facilitar el acceso a los dólares para insumos y detalló los criterios de los casos que tendrán prioridad

El ministro de Economía, Sergio Massa, almorzó este jueves con la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA), que llegó con fuertes preocupaciones y se fue con “mayor tranquilidad”. Ante el reclamo de los empresarios, Massa les anticipó cuáles serán las próximas medidas para solucionar la falta de dólares, las elevadas tasas de interés y la inflación récord, y anticipó que habrá “dos etapas” en la macroeconomía de cara a las elecciones. El viernes que viene saldrá una resolución para mejorar los problemas en las importaciones y el “dólar Qatar está en análisis”.

El ministro este jueves a un almuerzo convocado por el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja. El plan era destinar 5 minutos a la visita del centro tecnológico que tiene la UIA en su sede porteña y un almuerzo de una hora. Pero llegó pasadas las 13:30 y se retiró recién a las 16:30, tras tres horas de reunión. Mientras se retiraba por el pasillo del mítico edificio, ante la consulta periodística sobre si la UIA le pidió un “dólar Qatar”, Massa lo miró a Funes de Rioja y le dijo entre risas: “¿Me lo pediste?”. “El dólar Qatar, el dólar Malbec, todos pedimos”, contestó Funes de Rioja a modo de chiste, y lo acompañó para que se retirara.

Según pudo averiguar este diario, el tema estuvo sobre la mesa, y Massa confirmó que lo tiene en análisis a raíz del reclamo de varias cámaras industriales. De todos modos, ante la consulta periodística a Funes de Rioja sobre este tema, afirmó: “No estamos en la AFA acá. Nosotros decimos lo que pedimos, no lo que no pedimos. Se habló de la priorización de las divisas, en eso fuimos enfáticos. Habrá que buscar la justa aplicación, el país tiene que entender que la producción no debe pararse, estas bajas tasas de desempleo no podrían mantenerse si se frena la producción”. Según pudo averiguar este diario, de lo que si se quejó la UIA fue de la entrada de “bienes suntuarios”, desde motos hasta lanchas.

Medidas para importaciones y tasas
Ante la consulta sobre el tema central del encuentro, Funes de Rioja comentó: “Primero que nada insumos. Le rezamos todas las oraciones posibles para resolverlo”. Sobre ese punto, Massa les anticipó cuál será la próxima medida para intentar solucionarlo: habrá un nuevo sistema que estará unificado entre el Banco Central y la Secretaría de Comercio Interior. El criterio de prioridad serán bienes intermedios, sobre todo cuando sea para pymes e industrias exportadoras, y el esquema de urgencias tendrá como filtro el pedido de cada cámara.

El nuevo sistema saldrá por resolución el viernes de la semana que viene, según comentaron desde UIA. Será una especie de “track record” para tener acceso a la trazabilidad de los pedidos de importación. Los industriales le manifestaron su molestia con el Banco Central: “Hoy nuestro problema está ahí”, contó una fuente. El nuevo sistema va a mostrar cuándo se aprueba la SIMI y la fecha de cuándo se podrá pagar.

Ámbito le consultó a Funes de Rioja si se iba contento de haber tenido una respuesta: “Paso a paso. Ya es positivo que haya venido. Hay que ver cómo funciona. Igual, no lo estoy diciendo con reticencia”. Para el abogado laboralista, la ventaja que tendría este sistema es “dar previsibilidad y certidumbre” para los procesos productivos. Otro de los empresarios presentes agregó: “Nos da tranquilidad que hay un ministro que maneja las variables macro”. Además, la UIA espera que “ayude” la menor demanda en energía, y se entusiasman con las palabras de Massa, quien les ratificó que habrá gasoducto para el próximo invierno.

Otro de los puntos que se conversó fueron las altas tasas de interés, que se acercan al 100%. “No estamos contentos con estas altas tasas”, aseguró Funes de Rioja. Massa les explicó que son necesarias en una transición para lograr un orden monetario y estabilizar la macroeconomía. Estaba presente también José de Mendiguren, quien los comentó de todos los programas especiales de crédito que existen desde bancos públicos hasta en la Secretaría de Industria, que encabeza. Cuando no había pasado una hora de que terminara el encuentro, el Banco Central informó que prorroga la línea de financiamiento para inversión productiva, hasta el 31 de marzo de 2023, con tasas subsidiadas para inversión y capital de trabajo.

Dos etapas para la macro
Está claro tanto para Economía como para los empresarios que no será el nuevo sistema para las SIMI o un “dólar Qatar” lo que resolverá los problemas de importaciones, sino contar con reservas para el Banco Central, algo que logró el “dólar soja”, pero les ratificaron en la reunión que termina el 30 de septiembre. Terminado el “dólar soja”, Massa les habló de “dos etapas” para la macroeconomía.

Una primera etapa que va hasta fines de 2022, que consistirá en una “transición” para lo que Massa llama “ordenar las variables macroeconómicas”, estabilizar y sumar reservas, con la llegada de créditos de organismos bilaterales como el BID y otros regímenes cambiarios para nuevos sectores. Descartó un salto cambiario, comentaron desde la UIA. La segunda etapa será a partir de 2023, que podría incluir un plan de estabilización para la inflación, una convocatoria a un acuerdo de precios y salarios, sin fecha aun, y tender a una unificación de tipos de cambio, comentó una fuente empresaria.

Reclamos de Massa
Desde Economía reclamaron por “sobreprecios” que se observaron a partir de la disparada de la brecha de julio. También, Massa les pidió “sostener” el nivel de actividad. “Tenemos que trabajar juntos, pero es implica responsabilidad de todos. No puede haber situaciones que paren la producción de nuestras empresas ni abusos de aquellos empresarios que reciben beneficios del Estado”, aseguró.

Hasta el primer semestre, la actividad industrial creció de forma acelerada, acercándose ya no a la prepandemia, sino a los números del 2017, previo a la megadevaluación. Otro de los presentes en la reunión reveló que “la actividad viene muy arriba”, pero hacia adelante la expectativa es una desaceleración. “Esperamos un soft landing, que no haya un golpazo en la oferta, que venga una desaceleración administrada”, comentó la fuente. Actualmente, los problemas de insumos derivaron en “algún caso puntual” de cierres de plantas en agosto, que hoy se traducen en paradas en algunas líneas de producción de distintas plantas.